La incertidumbre. Flujo de caja

La incertidumbre

| Posted on

“La palabra que más escuchamos desde hace meses, es….”.

La incertidumbre. Esa es la palabra que más escuchamos desde hace meses.

El choque financiero que ha afectado de lleno a las economías locales y el desconocimiento acerca de la velocidad de recuperación de las mismas no hacen más que sumarse a la incertidumbre generalizada.  

La pandemia global ha traído consigo consecuencias en muchos aspectos, entre las cuales se encuentra la necesidad de acelerar la capacidad de cambio y adaptación dentro de las propias Empresas. Situaciones como la actual consiguen, de alguna manera, que resulte más fácil descartar un cambio lento y en el que los pasos se repiten y obligan a los negocios a pensar de forma más ambiciosa sobre lo que es posible.  

Es común ver cómo algunos de los proyectos que se tenían a largo plazo, así como objetivos futuros se han acelerado. Uno de los elementos que más ha cambiado en tan solo unos meses es nuestra relación física con el trabajo. El teletrabajo, que no era muy común, se ha impuesto y ha venido para quedarse dentro de la estructura de muchos negocios.  La apuesta definitiva por la venta online, también ha pasado de proyecto a realidad a gran velocidad.

Algunas ideas que antes parecían radicales e inalcanzables, ahora ya no lo son tanto.  

Parece que estos cambios tan profundos van a predominar en muchos sectores. Las nuevas necesidades son un potenciador de la innovación y, a pesar de las bajas que se puedan acusar por el camino, siempre que sea posible, debemos identificar los procesos que ya han madurado lo suficiente y, una vez hecho esto, trabajar en cómo mejorarlos y venderlos mejor. 

Esta pandemia ayudará a agudizar las mentes, pero el reto ahora es canalizar esa atención hacia un cambio positivo. Una de las áreas en las que esto se ha notado considerablemente es la de los pagos. El flujo de caja nunca había sido tan importante para los negocios.

La liquidez garantiza la supervivencia de las Empresas y permite la acometida de reformas, proyectos y evolución de los proyectos. Sin liquidez, sin tesorería, las Empresas quedan a merced de las ayudas, de los créditos,… de la incertidumbre.

Los pedidos disminuyen en frecuencia y tamaño, se incrementan los gastos logísticos, bancarios, y los márgenes comerciales se reducen. Por todo esto, se hace necesaria la velocidad en la cadena de cobros.

La agilidad en el cobro debe repercutir en el pago de mercancías para generar un círculo de liquidez que permita la subsistencia del tejido comercial. Romper la cadena de pagos, o ralentizar el flujo en uno de sus eslabones, pone en riesgo el equilibrio del sistema.

Las ventas online que parecen sufrir menos que las presenciales, contribuyen a que apostar por esta agilidad financiera sea posible en gran medida, y este debe ser el camino en los próximos meses.

(Camelforme)

 

 

En estos links podréis encontrar textos interesantes sobre el flujo de caja y su importancia.

https://www.chipax.com/blog/que-es-el-flujo-de-caja-y-cual-es-su-importancia/

https://www.summar.com/es/financiacion-de-flujo-de-caja